Análisis del talento: ¿qué es?

Si se hace bien, el análisis del talento es una herramienta clave para conservar a sus empleados y que su organización sea exitosa y eficaz, incluso en un entorno volátil.

Cuando comenzó la pandemia del COVID-19, algunas empresas estaban mejor preparadas que otras para reorganizar y movilizar a sus empleados. Esas organizaciones tenían estrategias eficaces de análisis del talento, según Emilio J. Castilla, NTU Professor of Management and Professor of Work and Organization Studies at the MIT Sloan School of Management.

El profesor Castilla define el análisis del talento -también conocido como análisis de personas- como «un enfoque basado en datos para mejorar las decisiones relacionadas con las personas con el fin de avanzar en el éxito no sólo de la organización sino también de los empleados individuales».

No todas las empresas entienden lo que es realmente el análisis del talento y, por lo tanto, no pueden tener una estrategia efectiva, argumenta el profesor. Pero si se hace bien, el análisis del talento permite conocer mejor a sus empleados y conseguir que tanto ellos como su organización sean más productivos y eficaces, incluso en entornos volátiles.

Castilla menciona a una gran organización de servicios que, antes de la pandemia, ya había estado recopilando y codificando exhaustivamente datos de alta calidad sobre las habilidades, capacidades y conocimiento de sus empleados, directivos e incluso de antiguos candidatos.

«Ya tenían herramientas preparadas y probadas para reorganizar el trabajo y no sufrieron las alteraciones que experimentaron muchas otras empresas», afirma el profesor Castilla.

Cuando se produjo la crisis sanitaria, la dirección de la empresa identificó rápidamente el talento y reorganizó su plantilla para operar con éxito en un nuevo entorno. Cuando necesitó más ayuda en determinadas áreas, pudo contratar e incorporar rápidamente a nuevos empleados. Ya contaba con plataformas tecnológicas que le permitían reciclar a las personas, mantener a todos conectados en la era del distanciamiento social y proporcionar a sus empleados la información adecuada para tomar decisiones rápidas en un entorno cambiante.

Emilio Castilla establece cuatro simples pasos para llevar a cabo el análisis del talento:

  1. Generar preguntas relacionadas con los empleados y los problemas a tratar.
  2. Planificar un proyecto para reunir y analizar datos relevantes para abordar esas preguntas y problemas.
  3. Informar de los resultados.
  4. Usar esos resultados para impulsar una mejora de la empresa conjunta.

Acceda al documento completo

“La Fundación Rafael del Pino no se hace responsable de los comentarios, opiniones o manifestaciones realizados por las personas que participan en sus actividades y que son expresadas como resultado de su derecho inalienable a la libertad de expresión y bajo su entera responsabilidad. Los contenidos incluidos en el presente resumen, realizado por Emilio J. Castilla y son responsabilidad de sus autores.”

No hay publicaciones para mostrar